La hípica, tradición y cultura en la isla de San Andrés.

El amor por los caballos se mantiene vivo en el Departamento Archipiélago.

Por Edgar Junior García.

La hípica hace parte de la cultura Sanandresana, a pesar de no contar con un hipódromo para la práctica de esta actividad los sectores tradicionales de la isla tienen ejemplares aptos para competir y poner a vibrar a los habitantes de sus barrios, Pereque por San Luis y Carajita por Barrick, son ejemplo de que los caballos son una pasión que se mantiene vigente en él diario vivir de los isleños, ambas yeguas fueron protagonistas de la carrera mas esperada del año en San Andrés que hace dos meses tuvo que ser aplazada por que una de las dos sufrió una lesión.

Ante la falta de un hipódromo, Velodia Road es el sector elegido para la práctica de esta actividad, un lugar rodeado de árboles es el terreno ideal para que caballos y aficionados se den cita para lo que es uno de los eventos culturales con mas aglomeración de público en el departamento.

Durante la semana previa solo se escucha hablar de los protagonistas, los habitantes del sur de la isla esperanzados en la considerada reina del Sur, Pereke y los Lomeros con la fe puesta en Carajita. Cuando llega el día desde tempranas horas los fans de estos ejemplares utilizan atuendos que representan a sus cuadrúpedos, antes de la carrera rodean a sus animales para demostrarles apoyo y hacen rondas para guiarlos hasta el lugar de la batalla definitiva.

Desde niños hasta adultos, nadie se quiere perder la fiesta, se acerca el momento de la largada gente de lado y lado de la improvisada pista ya está atenta a la carrera en la que no se puede espabilar para no perderse ningún detalle, arranca el momento de la emoción ambos equinos salen con la meta de atravesar primero la linea final, los jinetes se vuelven protagonistas y finalmente el minuto de gloria acaba dando como vencedora a Carajita, la yegua del Barrack que vuelve a darle una alegría mas a su gente para convertirse en la heroina del sector tras derrotar a la reina.

Al final del día gana la cultura, el buen comportamiento y el jolgorio del público que aunque no vio ganar a su favorita queda conforme con el espectáculo.

La hípica aún se mantiene vigente en San Andrés y es una muestra de que la cultura nativa aunque se ha ido perdiendo poco a poco, revive en espacios como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *